IMPLANTES DENTALES

Hasta los años 80, la solución a la pérdida parcial o total de los dientes, consistía en la colocación de aparatos removibles o  de puentes que precisaban la amputación de dientes sanos.

Los trabajos del Dr. Bränemarck abrieron una nueva era en la reconstrucción oral, al permitir la reposición dentaria sobre bases de tornillos de titanio insertados en los maxilares. Estos tornillos se unen íntimamente al hueso  en un proceso denominado osteointegración.

El fin último de esta técnica es la obtención de una dentadura con la máxima estética y función posible. Ésta vendrá determinada por los tejidos sobre los que efectuemos la implantación y que determinarán el tipo de prótesis  que se pueda realizar.

Los implantes como solución protésica, presentan las siguientes ventajas respecto a las prótesis removibles:

  • No precisa la amputación de otros dientes…
  • Se repone sólo la parte afectada.
  • Las prótesis implantosoportadas permiten una función natural
  • Permiten la conservación de la estructura ósea, evitando la atrofia ósea que provoca  la pérdida de dientes evitando el envejecimiento de la cara.
  • Permite una mayor autoestima  y seguridad en los pacientes, al no depender de aparatos removibles.
  • Una vez conseguida la osteointegración, las prótesis implantosoportadas pueden durar muchos años (se han descrito  hasta 30 años)

 

PROCEDIMIENTO QUIRÚRGICO

La colocación de implantes se realiza comúnmente con anestesia local, en casos excepcionales  se precisará de sedación o anestesia general dependiendo del  paciente y del tipo de cirugía a efectuar.

El objetivo es poder confeccionar una prótesis provisional fija anclada sobre los implantes de forma inmediata, si la estabilidad primaria de los implantes lo permite.

INJERTOS ÓSEOS

Hay veces que la carencia de hueso impide la normal colocación de un implante o de una prótesis los más natural posible.

En estos casos la utilización de hueso del propio paciente es la deseable para reconstruir la masa ósea perdida.

DISTRACCIÓN ÓSEA

Consiste en practicar unos cortes al hueso y mediante la colocación de unos aparatos ir separando dichos fragmentos de manera controlada con el fin de regenerar hueso y encía a la vez.

ELEVACIÓN SINUSAL

En casos en que el hueso en la zona posterior maxilar presenta poca altura de hueso, podemos regenerar la zona levantando la membrana sinusal y colocando injerto de hueso en dicho espacio. Clásicamente  se hace por la zona anterior de la cara lo que causa inflamación y dolor.

Actualmente estamos realizando esta  operación  por el paladar  evitando dolor e inflamación, permitiendo llevar una vida normal desde el primer momento.

LATERALIZACIÓN DEL NERVIO

En la porción posterior de la mandíbula  muchas veces no tenemos hueso por encima del nervio dentario inferior para colocar implantes, en esos casos  podemos liberar el nervio de la mandíbula y poder usar toda la altura mandibular para colocar los implantes sin necesidad de injertos óseos.

IMPLANTES ZIGOMÁTICOS

En casos de atrofia maxilar severa y con el fin de evitar  los injertos óseos, los implantes zigomáticos constituyen una alternativa en la rehabilitación implantoprotésica.

Actualmente confeccionamos la prótesis en las horas posteriores de la operación, permitiéndonos devolver la masticación y la estética al paciente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies